Elegir los accesorios de iluminación correctos significa crear un ambiente seguro.

 

 

Algunos tipos de bombillas, concretamente las lámparas fluorescentes compactas, contienen una pequeña cantidad de mercurio y no podemos ignorar el daño causado por el posible contacto con él.

 

El mercurio no juega ningún papel importante en el mantenimiento de la vida humana. Es un metal tóxico con un alto potencial de devastación del planeta.

 

Sin embargo, la máxima cantidad de mercurio que podemos encontrar en una lámpara fluorescente compacta es alrededor de 4 o 5 miligramos. En comparación,  los antiguos termómetros contenían unos 500 miligramos de mercurio, una cantidad igual a la que podríamos encontrar en 125 lámparas fluorescentes compactas.

 

Así que no te alarmes si tienes este tipo de lámparas en casa, pero no ignores el procedimiento correcto de su uso.

 

Cuando una lámpara fluorescente compacta se rompe, el nivel de mercurio en el aire aumenta. Rápidamente el vapor se transforma en gotas que pueden quedarse en las superficies durante un tiempo. Especialmente si la habitación no está lo suficientemente aireada y limpiada a fondo.

 

La lámpara puede recogerse fácilmente. Lo más importante a tener en cuenta es evitar cualquier contacto con el metal.

 

Sigue , estos consejos:

 

  • Ventila el entorno
  • Lleva un apropiado equipo de protección: guantes y mascarilla para no inhalar los vapores del metal.
  • Cuidadosamente retira las piezas grandes y tíralas a un contenedor seguro y cerrado.
  • Recoge las piezas pequeñas y barre. Evita pasar la aspiradora porque esto ayudaría a extender el mercurio por todo el área.

 

Al igual que con las pilas, las lámparas fluorescentes compactas usadas o rotas necesitan ser desechadas  en un contenedor de residuos tóxicos en vez de en la basura ordinaria. Estos productos necesitan un tratamiento diferente a la basura general.

 

El mercurio es un metal  peligroso, pesado y volátil. Puede contaminar las plantas, los animales, el agua y fácilmente llegar a tu mesa.

 

Eligiendo diferentes soluciones de iluminación, como LED, que no se basa en el uso de mercurio ayudará a hacer tu hogar más seguro.