La horticultura es una rama de agricultura que trata de la ciencia, innovación y tecnología relacionadas con el cultivo de las plantas. Mediante la implementación de los LED, se ha descubierto que el crecimiento aumenta hasta un 40%.

 

Los LED pueden estimular significativamente el crecimiento de los cultivos mientras que reducen notablemente el consumo de energía.

 

Sin embargo, no sólo el ahorro de energía es la ventajas, hay muchas más que pueden enumerarse.

 

Las características de las LED para iluminación en horticultura, como la alta eficiencia y la larga vida útil, proporciona una valiosa flexibilidad a los cultivadores. Regulables y controlables, las LEDs se encienden instantáneamente y pueden ajustarse en ciclos que favorecen el crecimiento saludable de las plantas.

 

Aún más importante, las luces LED se han vuelto imprescindibles en este campo. Las plantas tienen una sensibilidad completamente diferentes hacia los colores de la luz, comparadas con el ojo humano. La nueva tecnología nos permite gestionar y adaptar la luz a las diferentes necesidades de las plantas.

 

Concretamente, la clorofila presenta un pico de absorción entre 400-500 nm y 600-700 nm, resultando en una mayor eficiencia fotosintética bajo la luz roja y azul. (extraído de ledlught.osram-os.com). Por tanto, para mejorar las tasas de crecimiento de las plantas y maximizar la absorción, las fuentes de luz se ajustan ya específicamente a longitudes de onda del rojo y el azul. 

 

Curiosidad: Muchas plantas son verde porque absorben la luz roja y azul mientras que reflejan la verde.

 

¿Cómo funcionaba la luz artificial en horticultura antes de que irrumpieran las luces LED?

 

Antes de la introducción de las LED el producto más común usado para generar luz artificial para cultivos en invernaderos eran las lámparas de sodio de alta presión (HPS). Sin embargo, las HPS no proporcionan bastante luz en la longitud de onda del rojo y presenta poca en la del azul para aumentar la fotosíntesis. Lo que las hace ineficientes comparadas con las LED, además de tener una vida útil más corta, es el calor que estas lámparas emiten cuando están encendidas. Las HPS funcionan a temperatura muy alta, pudiendo ser perjudiciales para las plantas cercanas.

 

Las LED hallaron las soluciones. El uso de LED nos permite adaptar el espectro además de dar un tiempo de vida útil mayor. Ya no hay más problemas sobre el funcionamiento de las lámparas a altas temperaturas. Es casi imposible que los diosos se sobrecalienten.

 

Aún más, los LED pueden soportar condiciones atmosféricas no convencionales, como 90% de humedad, como sucede en invernaderos.

 

Los resultados son ahorro de energía, costes de mantenimiento reducidos, aumento del crecimiento de la planta, optimización del proceso y cultivo más saludable.

 

¿Cuál será la situación en el futuro?

 

La tecnología LED ha inspirado las granjas verticales, un tipo de granja-ciudad en la que los expertos en horticultura cultivan alimentos y plantas en almacenes.

 

En 2050, la población global ser estima que aumentará a 10 billones. Por tanto, necesitaremos más alimentos, con un transporte más rápido y seguro. (Treacy, M., LED bulbs could foster an urban farming revolution, Treehugger.com, 2015)

 

Mientras el 80% de la tierra adecuada para cultivos es actualmente explotada, y el 15% no es fértil, hay poca disponibilidad para más cultivos (extraído de www-verticalfarm.com)

 

La iluminación LED podría ser, una vez más, solución.