Olvídate 10 tazas de café al día, redbull, u otros trucos extraños que afectan a tu salud. Si deseas estudiar más o estar más concentrado, la solución es simple y muy saludable: hazlo en lugares equipados con iluminación LED.

 

width="449"

 

El concepto de iluminación en las áreas dedicadas a la educación ha cambiado con los años. Las aulas hoy en día se están convirtiendo en espacios multi-funcionales que dependen en gran medida del tipo de iluminación.

 

Instalar las fuentes correctas de la luz estimula la productividad de los estudiantes, crea un ambiente cómodo y cumple con las necesidades que requiere el aula para realizar diversas tareas.

 

Por ejemplo, se debe tener en cuenta que la iluminación debe ofrecer el ambiente perfecto para aumentar la concentración, a través de una potente salida de la luz, y también la posibilidad de adaptarse a las presentaciones digitales, sin causar brillos o reflejos.

 

La iluminación inteligente en este caso es una excelente opción, ya que ofrece la posibilidad de ajustar el flujo luminoso y adaptarse a cada necesidad.

 

En términos generales, la luz debe garantizar una temperatura de color de aproximadamente 4000K. La investigación ha demostrado que esta temperatura de color, ofrece una luz blanca / azul, que estimula la concentración y por lo tanto la productividad de los estudiantes.

 

Esto se debe a que las luces azules estimulan un fotorreceptor en el ojo que reduce la melatonina y ayuda a las personas a mantenerse despiertas. La iluminación de esta calidad es ofrecida por lámparas LED.

 

Adoptando alternativas LED, puedes hacerte una idea de cómo las escuelas y universidades pueden convertirse en el ambiente del futuro. Para aumentar la eficiencia energética y ser los pioneros de la iluminación flexible, escuelas y universidades pueden convertirse en un ejemplo para muchos otros tipos de edificios.

 

Por otra parte, teniendo las luces encendidas durante muchas horas, estos ambientes se encuentran entre los mayores consumidores de energía para iluminación. Cambiarse a LED no es sólo por un problema medioambiental, sino también la oportunidad de utilizar las escuelas y universidades de manera eficiente.

 

Con alternativas de ahorro energético, se reducirá el consumo de energía, emisiones de CO2 y mejorar la imagen del edificio. Es una de las pocas inversiones a largo plazo que ofrece resultados incluso en el corto plazo.

 

No es sólo tener una “buena cosa”. Una iluminación adecuada puede ser una verdadera revolución.