Rodolfo era un joven reno que tenía una nariz roja extraña, pero única. Sin embargo, por este mismo hecho, sus compañeros se burlaban de él excluyéndolo del grupo.

 

Durante unas Navidades nublosas, Papá Noel vio la nariz de Rodolfo el reno y le preguntó si podría iluminar su trineo para la noche mágica.

 

¡Rodolfo se convirtió en un héroe!

 

No obstante, el siguiente año, Papá Noel se dio cuenta de que la nariz de Rodolfo no brillaba más. La vida de su nariz incandescente se había terminado para siempre, de modo que Papá Noel decidió reemplazarla por una halógena.

 

Gracias a la reproducción cromática de su nariz Papá Noel pudo reconocer cada casa por todo el mundo. Pero al final de la noche, Rodolfo se sentía muy casando ya que estaba usando demasiada energía para producir esa luz que guiaba el trineo.

 

Como Papá Noel insistía en mantener la luz de la nariz de Rodolfo, esta vez decidió cambiarla por una alternativa de bajo consumo. La nueva nariz del reno era muy potente pero la intensidad luminosa era muy débil y muchos niños recibían el regalo equivocado.

 

Con miedo al fracaso, Noel eligió una nariz de descarga de gas. Ese año la entrega fue perfecta, pero desafortunadamente, Rodolfo y sus compañeros los renos se pusieron muy enfermos debido al gas que emitían durante el viaje.

 

Desconcertado y frustado, Noel decidión probar esta vez con un tubo fluorescente. No tenía mucho dinero ese año, y dado que esta opción era la más barata, Rodolfo el reno se pasó aquella noche atascado entre árboles. Papá Noel invirtió tanto tiempo en dar los regalos que cuando los niños despertaron aún no había recibido ningún regalo.

 

Sin saber qué hacer, Papá Noel se puso a pensar en cómo resolver este problema con la nariz de Rodolfo. La solución parecía imposible y era ya casi el 25 de diciembre.

 

Papá Noel empezó a consular en Google y de repente se encontró con Lamparadirecta. No dudo ni un segundo en contactar al servicio al cliente.

 

 

“Querida Lamparadirecta:

Soy el director de una empresa que se dedica a la entregas de regalos

y necesito una lámpara para mi compañero Rodolfo.

He intentado todo lo que he podido,

pero ninguna lámpara es suficientemente eficiente para realizar mis tareas. 

¿Podrías ayudarme, por favor? 

Recuerdos,

Papá Noel

 

 

La respuesta fue rápida y útil....

 

 

“Querido Noel:

Por favor, adjutamos el link a nuestra gran gama de bombillas LED.

Estamos seguros de que este tipo de nariz le vendrá genial.

Un saludo cordial,

Lamparadirecta.es”

 

 

 

La entrega del producto fue muy rápida, Rodolfo el reno pudo presumir de una luminosa nariz LED. Papá Noel nunca había estado más feliz. Rodolfo estaba lleno de energía, producía una intesidad luminosa excelente, y lo que es más importante, sus compañeros podían respirar aire limpio de nuevo. Además, Noel nunca más tuvo que tomar ninguna nueva decisión pues esa nariz LED iba a durar durante muchas Navidades más.

 

 

¡Lamparadirecta.es

os desea una Feliz Navidad!