¿Qué es la iluminación de sesgo y cuáles son sus beneficios? Se trata de una solución sencilla para mejorar el confort de tu visión mientras trabajas en el ordenador o ves la televisión. Si quieres saber más, sigue leyendo a continuación.

 

A primera vista, la iluminación de sesgo parece una simple luz decorativa brillante colocada detrás de la pantalla, ¡pero es mucho más!

 

Sin embargo, antes de explicarte cómo funciona y por qué deberíamos usarla, es importante comprender la mecánica del ojo humano. O, al menos, sus fundamentos...

 

Cada vez que miramos algo, ya sea un barco en la distancia o un precioso atardecer, nuestras pupilas se dilatan para regular la cantidad de luz que nos entra en los ojos. El nivel de dilatación se debe a toda la escena que tu ojo está abarcando y no por el único punto de luz más brillante que se encuentra en esa escena.

 

Entonces, ¿qué ocurre cuando observamos una pantalla?

 

A pesar del hecho de que percibimos esta pantalla como la fuente de luz más brillante en relación con el resto del entorno, nuestros ojos se regulan de acuerdo al nivel de luminosidad de toda la visión.

 

Como resultado, nuestros ojos se cansan rápidamente y podemos experimentar fatiga visual, sequedad ocular y también dolores de cabeza.

 

Adoptando la iluminación de sesgo, podemos aumentar el confort de nuestra visión. La clave es incrementar la iluminación general de la estancia, pero evitando encender luces de forma aleatoria.

 

Por ejemplo, nuestra sala de estar o nuestro estudio por lo general se encuentra equipado con lámparas de suelo, mesa y techo. Sin embargo, encender una de esas fuentes de luz afectará a la percepción de la visión sin mejorar el confort de nuestros ojos. Al aumentar la luz de la iluminación general, se dañará el brillo de la pantalla. Adoptar fuentes al lado de la televisión o del ordenador añadirá brillos y neblina a la imagen, afectando al disfruter de la pantalla.

 

La luz de sesgo es la iluminación que se coloca detrás de la pantalla que estás viendo. Así, los niveles de luz ambiental aumentan en la zona de visión sin brillar directamente hacia el usuario.

 

La luz, al proceder de fuera de la línea de visión del espectador, no se refleja sobre la pantalla, y usted recibe todos los beneficios de incrementar la iluminación sin los problemas de brillo ni luz directa desde la fuente a sus ojos.

 

Esto mejorará el confort de su visión, evitando fatiga ocular y dolores de cabeza y ofreciéndole la oportunidad de disfrutar del tiempo que pasa frente a la pantalla.