Menu
960-65-32-05
  • Envío gratuito desde 123€ IVA excl.150€ IVA incl.

  • Mas de 10.000 productos en stock

  • Pague a 14 días

Iluminación de calle

Una buena iluminación de calle es importante no sólo para garantizar la visibilidad, sino también para dar una sensación de seguridad cuando está oscuro. Con el alumbrado público LED es posible ahorrar hasta un 70% de los costes energéticos. Otra ventaja de los LED es su larga vida útil, lo que permite ahorrar en costes de mantenimiento y sustitución. Elegir los LED para la iluminación de calle también es bueno para el medio ambiente, ya que pueden reciclarse fácilmente. Nuestra gama consta de farolas y lámparas LED de las mejores marcas, como Ledvance y Philips. Además de iluminar calles, carreteras, caminos y plazas, este tipo de iluminación exterior también es adecuado para parques, aparcamientos, zonas industriales y propiedades privadas. Gracias a su elevada potencia lumínica, nuestras farolas LED proporcionan una buena distribución de la luz con poco deslumbramiento. Lee siempre con atención el manual y las instrucciones de instalación antes de empezar a instalar estas luminarias. Las temperaturas de color blanco muy cálido (2700K) y blanco cálido (3000K) son las más adecuadas para la iluminación de calle. Haz clic aquí para leer más sobre la iluminación de calle.

Filtrar porCategoría
LED_Straatverlichting_08042022
¿Demasiadas opciones?
Búsqueda actual
1-24 de 87 resultados encontrados
Filtro
Ordenar por

Una buena iluminación de calle es importante no sólo para garantizar la visibilidad, sino también para dar una sensación de seguridad cuando está oscuro. Con el alumbrado público LED es posible ahorrar hasta un 70% de los costes energéticos. Otra ventaja de los LED es su larga vida útil, lo que permite ahorrar en costes de mantenimiento y sustitución. Elegir los LED para la iluminación de calle también es bueno para el medio ambiente, ya que pueden reciclarse fácilmente. Nuestra gama consta de farolas y lámparas LED de las mejores marcas, como Ledvance y Philips. Además de iluminar calles, carreteras, caminos y plazas, este tipo de iluminación exterior también es adecuado para parques, aparcamientos, zonas industriales y propiedades privadas. Gracias a su elevada potencia lumínica, nuestras farolas LED proporcionan una buena distribución de la luz con poco deslumbramiento. Lee siempre con atención el manual y las instrucciones de instalación antes de empezar a instalar estas luminarias. Las temperaturas de color blanco muy cálido (2700K) y blanco cálido (3000K) son las más adecuadas para la iluminación de calle.

Mostrar más

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar el alumbrado público?

Temperatura de color:

Blanco muy cálido (2700 K): las luminarias públicas con una temperatura de color blanco muy cálido tienen un componente de luz roja muy elevado;

Blanco cálido (3000 K): como esta temperatura de color contiene menos componentes rojos, una luz de 3000 K es más adecuada para el uso diario. Las luminarias convencionales de calle suelen tener este color de luz;

Blanco frío (4000 K): en la mayoría de los casos se utiliza una temperatura de color blanco frío para el alumbrado público. El color neutro de la luz ayuda a orientarse y a ver la carretera;

Luz blanca del día (6500 K): una temperatura de color de 6500 Kelvin es muy similar a la luz del día. 

Clase de protección (valor IP):

El alumbrado público debe ser resistente a la intemperie y a los impactos y al posible vandalismo. Para resistir a la intemperie, las luminarias de alumbrado público deben tener un grado de protección IP de 65 a 67. El primer dígito, en este caso el 6, indica una protección total contra el polvo, mientras que el segundo dígito indica la resistencia al agua. En cambio, para resistir los golpes y el vandalismo, hay que elegir al menos una clasificación IK de 5, que indica la resistencia a un puñetazo.

alumbrado público y de la callealumbrado público y de la calle
alumbrado público y de la callealumbrado público y de la calle

¿Cuáles son las ventajas del alumbrado público LED?

  • Gracias a la alta eficiencia energética de los LED, se ahorra hasta el 80% de los costes de energía;
  • El coste de compra se recupera muy rápidamente gracias a su larga vida útil de hasta 100.000 horas;
  • La tecnología LED significa que la luminaria no necesita mantenimiento durante muchos años y no hay costes de piezas de recambio;
  • Los LED no contienen sustancias tóxicas como el mercurio y, por tanto, son respetuosos con el medio ambiente, reciclables y sostenibles.