Menu
960-65-32-05
  • Envío gratuito desde 100€ IVA excl.120€ IVA incl.
  • Mas de 10.000 productos en stock
  • Pague a 14 días
  • Garantía hasta 5 años



Las ventajas de las luminarias LED

La tecnología LED ha revolucionado el sector de la iluminación, ya que las luminarias LED, a la vez que consumen menos energía, tienen una potencia lumínica mucho mayor que otras tecnologías. Otra ventaja de la iluminación LED es que tiene un ciclo de vida mucho más largo que otras fuentes de luz, lo que permite que las bombillas LED brillen a plena potencia y sin parpadeos durante 50.000 horas o más. Esto es bueno tanto para reducir los costes de mantenimiento y sustitución como para reducir los residuos. Además, los LED no contienen ninguna sustancia tóxica y, al final de su ciclo de vida, ¡pueden reciclarse!

La mayoría de las lámparas y bombillas LED son perfectas para sustituir las antiguas soluciones de iluminación halógena o fluorescente, ya que tienen los mismos casquillos y dimensiones muy similares. ¡Cambiar a LED es muy fácil!

 

¿Cómo funciona la iluminación LED?

Estas fuentes de luz funcionan gracias a un diodo que, cuando pasa una corriente eléctrica por él, emite luz debido a un fenómeno llamado "electroluminiscencia". Pero, ¿qué es un LED? LED significa Diodo Emisor de Luz.

Las soluciones de iluminación LED son extremadamente eficientes y de alto rendimiento, lo que se puede comprobar por el hecho de que las luminarias LED no se calientan cuando se encienden, por lo que no se desperdicia energía.

 

¿Qué tipos de luminarias LED existen?

Los LED se eligen para iluminar oficinas, escuelas, restaurantes, tiendas, gimnasios, espacios públicos e incluso casas particulares. Hay muchos tipos y variaciones de fuentes de luz que utilizan esta tecnología, como los focos LED, los paneles LED, las lámparas de techo LED, las lámparas con sensor LED y mucho más. 

También hay todo tipo de accesorios diseñados especialmente para los LED, como transformadores, reguladores, controladores y cables de alimentación. 

 

¿Cuál es el sistema de iluminación LED adecuado?

La gama de lámparas LED es tan amplia que puede ser difícil elegir cuál instalar. La mejor manera de tomar una decisión es tener en cuenta dónde se instalará la lámpara. 

Por ejemplo, los sistemas de iluminación LED para el salón suelen ser tanto decorativos como funcionales. Para estas habitaciones se suele preferir una luz cálida de unos 3000K. Sin embargo, para zonas como las cocinas u otros lugares de trabajo, es mejor optar por una luz más fría, de unos 4.000K. Para los estudios de diseño gráfico o las consultas médicas, una luz de 6.500 K es lo más parecido a la luz natural. 

Además del color de la luz, hay que tener en cuenta la potencia luminosa de una luminaria, que se expresa en lúmenes. En general, la iluminación LED es más potente que otras soluciones, por lo que hay que elegir con cuidado los lúmenes por habitación.

 

¿Dónde se pueden instalar las luminarias LED?

La iluminación LED de interior puede instalarse fácilmente en un falso techo, de modo que los antiestéticos cables queden ocultos y sólo se vea la lámpara. Ejemplos perfectos son los focos LED, los paneles LED y los downlights LED. 

Además de las luminarias montadas en el techo, también hay luminarias montadas en la pared, como apliques y prácticas tiras de LED que pueden instalarse bajo las vigas y los muebles, así como en las escaleras y los armarios.

También hay una amplia gama de luminarias LED para exteriores, pero en este caso recomendamos elegir luminarias resistentes al agua y al polvo con IP44 o, incluso mejor, IP65. La iluminación LED con sensores también es muy popular para iluminar espacios exteriores.